Noche polar

La noche polar es aquella que se prolonga por más de 24 horas, generalmente dentro de los círculos polares. Al fenómeno contrario se le denomina sol de medianoche o día polar y sucede cuando el sol se mantiene sobre el horizonte por 24 horas o más.

Un error muy común es pensar que en todos los lugares donde se produce el sol de medianoche, el día más corto es totalmente oscuro. Esto no es siempre así debido al crepúsculo. En lugares muy cercanos a los Polos esto es cierto, pero en las zonas cercanas al Círculo polar ártico o al antártico, se produce el sol de medianoche pero no la noche polar. De hecho, las regiones polares suelen recibir más horas de luz a lo largo del año que las regiones situadas más cerca del Ecuador.

En las regiones dentro de los círculos polares, la duración del momento en que el sol está por debajo del horizonte varía desde 20 horas en el Círculo polar ártico y Círculo polar antártico a 179 días en los Polos. Sin embargo, no todo este tiempo es clasificado como noche polar, ya que puede haber mucha luz solar debido a la refracción. Además se dice que el tiempo que el sol permanece sobre el horizonte es de 186 días (frente a los 179). Esta asimetría en los números es debida a que el tiempo en que el sol está parcialmente bajo el horizonte es considerado como tiempo de día.